Condenado a 23 años el acusado de matar al portero de la discoteca "Heaven"

Condenado a 23 años el acusado de matar al portero de la discoteca

19/07/2012 La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Carlos M.H. a 23 años y tres meses de prisión por el homicidio de Catalin Stefan Craciun, alias "Cata", portero de la discoteca "Heaven", y le ha absuelto del homicidio de Alejandro Muñoz Rojas-Marcos en la madrugada del 12 de enero de 2009.

En la sentencia, según el veredicto del jurado popular, la Sección 17 de la Audiencia madrileña ha condenado al acusado por los homicidios intentados de Roger López Uría y Aurelian Gabriel Albu, así como por un delito de tenencia ilícita de armas.

Los magistrados han absuelto a Carlos M.H. del homicidio intentado de Virgil Dociu, al considerar que "no hay ningún informe médico ni policial que confirme que recibiera ningún disparo".

El tribunal ha apreciado las circunstancias atenuantes, eximentes incompletas y agravantes reconocidas por el jurado popular: legítima defensa, miedo insuperable, abuso de superioridad y dilaciones indebidas.

La resolución establece que el procesado no podrá acercarse o comunicarse con la familia de Catalin Stefan Craciun durante 18 años y deberá indemnizar a Roger López Uría en la cantidad de 8.306 euros.

En la sentencia se considera probado que Carlos M.H. se dirigió en la madrugada del 12 de enero de 2009 a la discoteca "Heaven", situada en la calle Priora, y discutió con Catalin Stefan Craciun, a quien le disparó dos veces, en el cuello y en el abdomen, con una pistola, causándole la muerte.

Después, cuando se marchaba de la discoteca, se encontró con Roger López Uría, un cliente de "Heaven", a quien disparó e hirió en el muslo, "consciente de que podría causarle la muerte".

Carlos M.H. fue perseguido por Aurelian Gabriel Albu hasta la calle Maestro Victoria, donde el acusado le disparó "varias veces" causándole dos heridas en el abdomen, al ser alcanzado por uno de los proyectiles.

Poco después, la Policía detuvo a Carlos M.H. en la calle Maestro Victoria, donde le intervinieron una pistola Glock para la cual no tenía licencia de armas.

El tribunal considera que el homicidio de Alejandro Muñoz Rojas-Marcos, empleado de la discoteca "Joy Eslava", es un hecho no probado porque "la Policía no encontró ninguna vaina en la inspección ocular posterior a los hechos" y "hay incoherencia entre los informes de la Policía Científica que analizó las prendas de Muñoz Rojas-Marcos y el informe de la autopsia".

El acusado se encuentra privado de libertad desde el día de los hechos, que provocaron que el colectivo de porteros de discoteca se manifestaran a los pocos días para expresar su apoyo a la familia de Catalin Stefan Craciun.

Durante el juicio con jurado popular, que se celebró en junio pasado, el acusado dijo que actuó en defensa propia ya que hubo "una cacería" contra él tras ser golpeado por "Cata" y sus compañeros cuando intentaba entrar en el local.

El fiscal solicitó la pena de 52 años de cárcel para el procesado por dos delitos de homicidio, tres en grado de tentativa por haber disparado supuestamente a otras tres personas y un delito de tenencia ilícita de armas.

Catalin Stefan Craciun estaba considerado la mano derecha de Rafi Beyhan, alias "Ivo el Búlgaro", detenido en 2011 como líder de un clan de venta de drogas en locales de ocio.

"Ivo el búlgaro" fue detenido en octubre de 2011 dentro de la denominada "operación Ébano", cuya instrucción sigue en curso en un juzgado y que fue fruto de la investigación iniciada tras la muerte del joven Álvaro Ussía en 2008 a las puertas de la discoteca El Balcón de Rosales de Madrid, tras ser golpeado por un portero del local.

Agencia EFE ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://actualidad.orange.es/nacional/condenado-23-anos-acusado-matar-al-portero-discoteca-heaven.html



busca en actualidad Orange



Entérate de todo...

RSS
Construye su futuro con Orange

Construye su futuro con Orange

si eres empresa, dona tus viejos móviles

Con tu ayuda, UNICEF podrá enseñar a leer y escribir a 220.000 niños