20 años del atentado a Borsellino con la duda de si el Estado trató con la mafia

20 años del atentado a Borsellino con la duda de si el Estado trató con la mafia

19/07/2012 Italia recuerda hoy los 20 años del atentado en el que murió el juez Paolo Borsellino y cinco de sus guardaespaldas, con la incógnita más viva que nunca sobre si su muerte tuvo algo que ver con las negociaciones que supuestamente el Estado quería emprender con Cosa Nostra, la mafia siciliana.

Varias fiscalías de Sicilia se están ocupando actualmente de las nuevas pesquisas sobre quienes fueron las verdaderas mentes del atentado a Borsellino.

Pesquisas que obligaron incluso hace un año a excarcelar a siete antiguos mafiosos, quienes habían sido condenados a cadena perpetua por estas muertes, al considerarse que no eran culpables de ello.

El fiscal de Caltanisetta, Sergio Lari, explicó hoy al canal de noticias "Skytg24", que según sus investigaciones próximamente se podrá pedir el enjuiciamiento de once personas bajo la acusación de participar en el atentado.

Varios magistrados y la familia de Borsellino mantienen desde hace años que el juez fue asesinado por la mafia porque se oponía a las negociaciones que se querían emprender entre Cosa Nostra y el Estado,

"Paolo fue asesinado porque se metió en medio para evitar las negociaciones, que entonces sólo eran rumores, pero que ahora se está comprobando que eran ciertas", indicó el hermano del juez, Salvatore Borsellino.

Para el hermano del entonces fiscal antimafia y exponente de la lucha contra el crimen organizado, "Paolo nunca habría aceptado una cosa de este tipo y la habría denunciado a la opinión pública, por lo que era indispensable eliminarle".

La polémica por la supuestas negociaciones entre la mafia y el Estado estalló después de que Massimo Ciancimino, hijo del exalcalde de Palermo Vito Ciancimino condenado por sus lazos con la mafia, aportase pruebas sobre dichas contactos.

Ciancimino asegura que su padre le dejó antes de morir en 2002 un folio con las 12 peticiones que el padrino de Cosa Nostra Salvatore "Totó" Riina habría hecho al Estado para poner fin a los atentados de aquellos años.

Borsellino murió en un atentado en la calle D"Amelio, donde vivía su madre, y que costó la vida también a sus cinco escoltas, mientras que el 23 de mayo de aquel año también fue asesinado otro de los símbolos de la lucha contra la mafia, el juez Giovanni Falcone.

Muchas de las declaraciones que las autoridades italianas han realizado hoy para recordar la muerte de Borsellino indican la necesidad de esclarecer las verdaderas razones del atentado al juez Borsellino.

"No hay alguna razón de Estado que pueda justificar retrasos para aclarar los hechos y las responsabilidades (...) sobre todo respecto a las turbias hipótesis de las negociaciones entre Estado y mafia", fue uno de los pasajes del mensaje para esta ocasión del presidente de la República, Giorgio Napolitano.

"Tenemos que pretender que en la búsqueda de la verdad se comprometan, no solo de palabra, todas las instituciones y la política", dijo durante la ceremonia de conmemoración en el Palacio de Justicia de Palermo el también fiscal antimafia Ninno Di Matteo.

La ministra de Justicia, Anna Maria Cancellieri, deseó hoy que "sean capturados los responsables del atentado. Nuestro compromiso es capturarlos a toda costa" y añadió: "Es una batalla que no podemos perder y que tienen que combatir no solo los magistrados y las fuerzas del orden sino todos los ciudadanos".

Durante los homenajes de hoy también surgió la petición de crear una comisión parlamentaria que se ocupe de investigar si hubo realmente contactos entre Estado y mafia en aquellos años.

Agencia EFE ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://actualidad.orange.es/internacional/20-anos-del-atentado-borsellino-duda-si-estado-trato-mafia.html



busca en actualidad Orange



Entérate de todo...

RSS
Construye su futuro con Orange

Construye su futuro con Orange

si eres empresa, dona tus viejos móviles

Con tu ayuda, UNICEF podrá enseñar a leer y escribir a 220.000 niños