Los implantes de embarazada, lo más popular en China

Los implantes de embarazada, lo más popular en China

01/03/2013 Los vientres de silicona para fingir embarazo se han puesto de moda en China. De este modo, aquellas mujeres que hacen trayectos largos en transporte público, logran que otros viajeros les cedan el asiento.

En una de las páginas promocionales se publicita con el siguiente mensaje "Ya no necesitará hacer cola y podrá sentarse todos los días en el autobús". Su objetivo original era servir de disfraz o de embarazadas reales.

El precio de dicho producto oscila entre 40 y 90 euros, y lo podemos encontrar en internet. Cuenta con distintos tamaños, asi podemos simular diferentes estados de gestación, o incluso un embarazo de gemelos, o trillizos.

Esta semana 'saltaron las alarmas' cuando se descubrió en el metro de la capital China a una mujer de Pekín que llevaba el implante.

Pese al éxito tan abrumador, este artículo ya se comercializaba en China, aunque su existencia hubiera pasado casi desapercibida

Zhang, harta de hacer colas innecesarias para conseguir su asiento en el metro, optó por comprar el producto y así ir más cómoda en sus viajes.

Sin embargo, no fue demasiado afortunada, ya que el resto de viajeros se dieron cuenta de que algo extraño le sucedía, cuando la barriga se le movía de un modo peculiar.

Zhang, llena de valentía decidió interponer una denuncia por publicidad engañosa, ya que pese a lo que prometen con su anuncio, ella no logró obtener tal fin con el preciado implante.

Las autoridades de Pekín non han aceptado tramitar la demanda argumentando que "Si se utiliza para engañar a la gente, hay que asumir las responsabilidades".

Redacción ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://actualidad.orange.es/insolito/implantes-embarazada-lo-mas-popular-en-china.html



busca en actualidad Orange



Entérate de todo...

RSS
Construye su futuro con Orange

Construye su futuro con Orange

si eres empresa, dona tus viejos móviles

Con tu ayuda, UNICEF podrá enseñar a leer y escribir a 220.000 niños