Hermès desvela los secretos de sus talleres

Hermès desvela los secretos de sus talleres

23/04/2012 La pasión por la calidad y el trabajo bien hecho, transmitida a través de seis generaciones, es la clave del éxito de Hermès; una fórmula que se palpa día a día en los talleres de la firma francesa donde cobran vida los codiciados Birkin y que desde mañana desvela sus secretos en una muestra en Madrid.

"Cada diseño es una historia, esta es una casa con valores y con amor por el trabajo bien hecho", explica a Efe uno de los responsables de estampado en seda mientras un compañero tiñe en morado una tela. Su trabajo, explica, consiste en transformar materias primas de máxima calidad en "objetos" y no en "accesorios".

Y es que a los artesanos cristaleros, joyeros, ceramistas o trabajadores del cuero, que trabajarán in situ durante cinco días en la Fundación Carlos de Amberes para desvelar los secretos de la firma, no les gusta hablar de moda ni de lujo, porque la moda pasa pero la calidad permanece.

"Nada cambia, todo cambia" es la expresión que le gusta usar al director de la firma francesa, Guillaume de Seynes, en declaraciones a Efe, para resumir el espíritu y los valores de una casa francesa que, frente a los vaivenes de la industria del lujo, permanece en manos de los herederos de su fundador, Thierry Hermès, 175 años después de su fundación.

Sus objetos más apreciados son los bolsos, en especial los modelos Birkin o Kelly, para los que la lista de espera supera el año, una demora que la firma "no lleva con orgullo" pero que asume porque es un tiempo que marca "el ritmo de lo artesanal", asegura.

Cada artesano se encarga del proceso de fabricación de un único ejemplar de estos afamados bolsos y no coge otro hasta no haber terminado, detalla Marianne, que utiliza cuero, cordel, aguja y un punzón para su trabajo diario. Ni pegamento, ni trampa, ni cartón.

Los productos de Hermès están al alcance de unos pocos, aunque a Seynes no le gusta que sus productos se asocien al lujo, un término "ambiguo" que su abuelo ya definía como aquello que se repara: "Nuestros clientes disfrutan del lujo, pero nosotros ofrecemos calidad".

"Hay artículos que no requieren reparación hasta veinte o treinta años después de haberlos comprado, y cuando los clientes los reparan cobran una vida nueva", señala.

Maud Laville se empleará a fondo durante la exposición incrustando diamantes en un brazalete "Collier de chien", uno de los modelos más conocidos de la línea de joyería.

Este proceso podría hacerse de un modo más mecánico, pero la pieza perdería calidad, explica esta joven francesa; los diamantes se tendrían que adherir con pegamento y tendrían más posibilidades de caerse.

"Hay trabajos que una máquina no puede hacer, es importante que estos oficios se mantengan", explica la joyera, que lleva seis años en Hermès y antes trabajaba por encargo personal y para otras firmas.

El trabajo de los artesanos dedicados a la estampación de los famosos pañuelos tampoco se podrían hacer a máquina, ya que se emplean hasta 45 tonalidades por pieza, y cualquier error, por mínimo que sea, como que el acento del nombre Hermès se superponga con la vocal, es motivo para que el accesorio sea destruido.

Esta atípica maquinaria denominada Hermès se mantiene en la cumbre del negocio del lujo empeñado en ser un negocio familiar apasionado por lo artesanal y que pretende "continuar con la aventura" iniciada por su antepasado con idéntico espíritu, sentencia el representante de la sexta generación.

Celia Sierra

Agencia EFE ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://actualidad.orange.es/cultura/hermes-desvela-secretos-sus-talleres.html



busca en actualidad Orange



Entérate de todo...

RSS
Construye su futuro con Orange

Construye su futuro con Orange

si eres empresa, dona tus viejos móviles

Con tu ayuda, UNICEF podrá enseñar a leer y escribir a 220.000 niños