Carmen Negrín señala que la lentitud de las exhumaciones no implica que hayan fracasado

Carmen Negrín señala que la lentitud de las exhumaciones no implica que hayan fracasado

24/06/2012 Carmen Negrín, la nieta del último jefe del Gobierno de la II República española, Juan Negrín, ha manifestado en una entrevista con Efe que la lentitud en la apertura de las fosas de la Guerra Civil "no implica que haya fracasado".

Desde París, donde vive en el mismo piso que ocupó su abuelo, Carmen Negrín ha sido una de las personas que más ha luchado por las exhumaciones, por lo que ha reclamado "un mayor apoyo por parte del Gobierno".

Carmen Negrín inicia mañana una visita a Salamanca, donde está guardada una parte del archivo de su abuelo, en el Centro Documental de la Memoria Histórica -el antiguo Archivo de la Guerra Civil-, .

El lunes entregará y firmará dos fotografías en las que aparece Negrín junto al presidente de la II República Manuel Azaña y al fotoperiodista Robert Capa, en un acto en el que estará acompañada por uno de los hijos del autor de esas fotos, Agustí Centelles.

La nieta Negrín ha reconocido como "normal" la lentitud en el proceso de exhumación de cadáveres de la Guerra Civil, ya que "después de tantos años de mentiras, se tarda mucho en cambiar las opiniones, en abrir los ojos".

Ha apoyado al exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que fue absuelto por haber intentado abrir una investigación por los crímenes del franquismo, y ha opinado que la justicia "no se ha transformado desde el franquismo", un ámbito que "no ha hecho una limpieza como realizó el Ejército".

"En España, la gente está acostumbrada a oír una canción y no quiere que se le cambie el ritmo", ha añadido.

En dos ocasiones, Carmen Negrín, que durante 30 años ha trabajado en la Unesco en asuntos de Patrimonio, ha considerado que la Guerra del 36 "no fue civil, sino que fue una Guerra de España", dados "los apoyos recibidos por países extranjeros" y que "no solo hubo una lucha entre hermanos".

Carmen Negrín también ha reivindicado la figura de su abuelo, tan denostada, según ella, porque "era el enemigo público número uno de Franco y, aunque ya no existe, ha dejado sus huellas, que están todavía muy vigentes".

Por todo ello, para Carmen Negrín es "muy importante" el momento que va a vivir el lunes en Salamanca, donde firmará y donará las dos fotografías, descubiertas hace unos meses en el mismo Centro Documental para la Memoria Histórica.

"Es muy emocionante encontrarme con el hijo de Centelles, porque simbólicamente es un reencuentro en el tiempo, de otras generaciones y de gente que no se conocen, pero que tenemos los mismos sentimientos respecto a muchas cosas, la misma visión de la vida", ha concluido.

Además, mañana o la nieta del autor de la expresión "resistir es vencer", visitará el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, donde homenajeará a Miguel de Unamuno.

La nieta del intelectual y político, que nació en Las Palmas de Gran Canaria y murió en París, ha recordado su tumultuosa relación con el PSOE, del que fue expulsado en 1946 por sus malas relaciones con Indalecio Prieto, aunque en 2009 se le devolvió el carné socialista, ha dicho.

"La fuerza y la debilidad del PSOE es su diversidad, aunque el problema de mi abuelo fue Indalecio Prieto, que lo metió en forma activa en el partido", ha agregado.

Pese al tiempo que ha transcurrido, Carmen Negrín ha subrayado que la figura de su abuelo no ha sido totalmente restituida en España, donde incluso en la Ciudad Universitaria de Madrid "no hay nada que indique que él fue el secretario de la concepción de esa zona universitaria", aunque ha reconocido que en la Residencia de Estudiantes "se ha hecho alguna cosita".

Agencia EFE ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://actualidad.orange.es/cultura/carmen-negrin-senala-que-lentitud-exhumaciones-no-implica-que-hayan-fracasado.html



busca en actualidad Orange



Entérate de todo...

RSS
Construye su futuro con Orange

Construye su futuro con Orange

si eres empresa, dona tus viejos móviles

Con tu ayuda, UNICEF podrá enseñar a leer y escribir a 220.000 niños