La Ruta Quetzal asciende hasta Pueblito y descubre la antigua cultura Tayrona

La Ruta Quetzal asciende hasta Pueblito y descubre la antigua cultura Tayrona

01/07/2012 Afrontando las altas temperaturas del caribe colombiano la expedición de la Ruta Quetzal BBVA se adentró este fin de semana en el Parque Nacional de Tayrona y ascendió hasta Pueblito, centro arqueológico que fue habitado desde el año 400 al 1.600 por los indígenas Kogui.

Fueron siete horas de larga e intensa marcha, bajo un sol abrasador, que provocó que algunos de los jóvenes expedicionarios sufrieran deshidrataciones y desmayos, aunque, "el esfuerzo y el trabajo de todo el grupo hizo que la inmensa mayoría alcanzara su objetivo", aseguró a Efe Jesús Luna, jefe de campamento.

El sol a primera hora de la mañana de este sábado auguraba ya que iba a ser una jornada dura, por eso, y tras recorrer el primer tramo del Parque, siguiendo la línea de la costa, los "ruteros" fueron recibidos por los descendientes de los kogui que todavía conservan las tradiciones de sus antepasados.

En una ceremonia ancestral, conocida como el "ritual del mamo", el líder espiritual solicitó la sanación de la madre tierra y el fin de los problemas y las preocupaciones, así como la fuerza para los expedicionarios.

Los Kogui -término que designa al jaguar- es un grupo que en la actualidad está representado por unas 8.000 personas que habitan a lo largo de los ríos Don Diego, Palomino, San Miguel y Ancho.

Viven en pequeños poblados formados por casas circulares o "malocas" bajo la autoridad política y ritual del "mamo", un especialista religioso escogido desde su nacimiento y entrenado para cumplir con importantes tareas de comunicación con su mundo místico.

Sus antecesores, los moradores de Pueblito "tenían un trabajo medioambiental y una cosmovisión de la vida muy interesante, porque entendían que eran los hermanos mayores que tenían que guardar el universo y conseguir alcanzar el equilibrio con la naturaleza", explicó Luna.

Llegar hasta los vestigios del antiguo poblado resultó agotador, pero también "precioso y muy gratificante", para Rober, un rutero español procedente de Ibiza.

"La bajada ha sido más dura, porque se notaba el cansancio del ascenso, pero conseguir completar el recorrido te llena de orgullo", aseguró el joven expedicionario antes de unirse a sus compañeros en un baño reparador en las aguas de la playa de "El Cabo".

El Parque Nacional de Tayrona es uno de los 37 parques nacionales existentes en Colombia.

Con una extensión de 15.000 hectáreas, su ecosistema se distribuye entre 0 y 900 metros sobre el nivel del mar y alberga en su interior más de 70 especies de mamíferos, 40 de murciélagos y varios primates como el mono aullador, el mico de noche o el maicero, así como jaguares, panteras, tigres o armadillos.

Sus senderos son recorridos durante el año por cientos de turistas, procedentes de Israel, Argentina, Chile, los países centroamericanos y Estados Unidos, principalmente.

De Europa, españoles, franceses, italianos y holandeses son los que más lo visitan.

Caminar atravesando su frondosa vegetación hasta llegar a la costa es una de las opciones, pero el Parque Tayrona también puede recorrerse a caballo.

"En temporada alta se llega a realizar cuatro o cinco veces el mismo recorrido, ida y vuelta, de entre una hora y media o dos horas", explicó a Efe José, dueño de Gaviota, una yegüa de color canela que conoce perfectamente cada uno de los rincones del parque, incluso de noche.

Para los más sofisticados, también se puede acceder a las playas en helicóptero, "aunque estos son los menos", aseguró José, para quien su trabajo no resulta demasiado cansado, "porque nosotros estamos acostumbrados a caminar".

Alida Juliani Sánchez

Agencia EFE ver más noticias

0 COMENTARIOS:

Dirección original de este contenido: 

http://actualidad.orange.es/ciencia/ruta-quetzal-asciende-hasta-pueblito-y-descubre-antigua-cultura-tayrona.html



busca en actualidad Orange



Entérate de todo...

RSS
Construye su futuro con Orange

Construye su futuro con Orange

si eres empresa, dona tus viejos móviles

Con tu ayuda, UNICEF podrá enseñar a leer y escribir a 220.000 niños